Hites forja su camino y proyecta su futuro profesional en tierras argentinas

(Por Prensa Benjamín Hites) – El viaje de ida al autódromo de General Roca fue totalmente relajado. Las ansias de Benjamín Hites eran tranquilizadas por la música que seleccionaba Marcos, su papá. Juan Carlos Carbonell, su entrenador, era el encargado de conducir el auto rumbo al autódromo enclavado en el Sur de Argentina.

La hermosa mañana dominical invitaba a soñar que la jornada sería exitosa. El rugir de los motores, el trajín de mecánicos y fotógrafos por todos los sectores le daban una belleza pintoresca y particular al trazado que volvía recibir al Top Race tras una década.

(Foto: Prensa Benjamín Hites/Bill Torres)

Una bandera chilena flameando a lo lejos del box del equipo Fiat Octanos enternecía el alma de Benja y humedecía la mirada de la gran promesa del automovilismo chileno. La emoción se mezcló con las ansias y las ansias encendieron la adrenalina que lo llevaron a la pista, como un gladiador al coliseo.

La bandera verde se agitó y la explosión de los motores apagó cualquier ruido que regalaba la naturaleza en pleno campo. Ojos bien abiertos y cuerpo rígido exhibía la espigada figura del Tornado Hites.

(Foto: Prensa Benjamín Hites/Bill Torres)

Las vueltas se encadenaron una tras otra y pronto asomaron alarmas que fueron preocupando al piloto y a todo el equipo. No venía bien la mano. La bobina, la bomba de nafta, algo en el motor y encima un toque con un rival apagaron inesperadamente las ilusiones de Benjamín.

Pese a todo lo sucedido dio la cara y explicó sus sensaciones tras la madrugadora deserción; “ Evidentemente no fue una buena carrera. Bobina, bomba de nafta, algo de eso fue lo que falló. Es una lástima porque se pierde todo el trabajo realizado en la semana”.

(Foto: Prensa Benjamín Hites/Bill Torres)

A pesar de la mala fortuna, Benjamín rescató cosas muy positivas tras el fin de semana en la patagonia Argentina; “El balance es bueno porque hemos aprendido mucho. El próximo año la idea es luchar por el campeonato, por eso es muy importante ganar en experiencia. Argentina es la mejor escuela del automovilismo en Sudamérica. He crecido en palpar la transmisión, en conducir, en fin, en muchas cosas que son muy importantes para la formación de un piloto”.

Antes de abandonar el autódromo el Tornado no quizo desaprovechar la  oportunidad para agradecer el enorme respaldo que le brindan carrera tras carrera cada uno de sus sponsor, a los amigos que siempre están pendientes de lo que hace y de manera muy especial a su familia que es incondicional y respaldan su incursión en el mundo tuerca.

Pasó el Tornado chileno por la patagonía Argentina. Volvió presuroso a casa cruzando la imponente Cordillera de Los Andes para contar sus experiencias y regalonear en familia justo en el día de la liberación de Chile y a la espera de un nuevo desafío. En esta oportunidad en la otra punta del país vecino, en Oberá, provincia de Misiones, el mes que viene.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.