Gumersindo Carrasco: “Pido ayuda porque aún estoy a tiempo de lograr cosas importantes”

(Por Jorge Aejandro Márquez) – Un carismático total. Por donde se lo mire. Tal vez sea la última gran perla del boxeo mendocino que nos queda en vigencia. Todavía en su corazón existen sueños, esos que enseñó en sus primeras conferencias de prensa cuando se sentaba con sobretodo y sombrero lanzando picantes frases con una verborragia poco común, llamativa, simpática.

Sueños que espera concretar “porque aún hay tiempo. Tengo una fe ciega, sólo necesito que me den una mano, que me permitan entrenar como un profesional” asegura el Pitbull de La Favorita, el apodo con el que se le conoce a Gumersindo Carrasco.

Dueño de un boxeo agresivo y de salvaje definición,  acompañados por una técnica depurada y de veloces movimientos que arriba del ring pone en el tapete quien fuera campeón latino welter de la Federación Internacional de Boxeo (FIB) y el Consejo Mundial de Boxeo (CMB) y dueño de una rica trayectoria en el boxeo amateur con más de cien peleas ganadas.

(Foto:@Sport).

“Me equivoqué. Me faltó inteligencia. Así es la vida. Me ha sido esquiva la fortuna pero creo que hay tiempo para recuperar lo perdido. Tengo una familia hermosa que me inyecta amor día tras día. No todos la tienen. Yo sí, y por eso tengo la fuerza necesaria para seguir adelante. Aún hay porque luchar, aún hay motivos para seguir adelante” confiesa el Gumer en una entrevista concedida al programa Mendoza Deportiva que se emite por Radio Jornada (91.9).

Tuvo su oportunidad. La elección no fue la correcta, ya que dio grandes ventajas aquel día. La historia los puso frente a frente ante el monarca británico welter, el inglés Lee Purdy. Fue derrota, por nocaut técnico en el cuarto asalto, y así se diluyó la posibilidad de  conquistar el título de la FIB. El Alexandra Palace de Muswell Hill, Londres, Inglaterra, fue el escenario que resultó siendo esquivo para el mendocino que aún sueña con otra oportunidad ecuménica y que explica en esta extensa nota concedida a la señal de calle Patricias Mendocinas.

“Pido ayuda, pido una oportunidad” dice el representante del Centro Empleados de Comercio, que nunca omite la posibilidad de  agradecer a “Guillermo Pereyra, un tipazo que de manera incondicional me dio una mano gigante dándome un trabajo digno que me permite llevar el pan a la mesa donde se sientan mis hijas a comer. Eternamente agradecido a su persona” confiesa quien en más de una oportunidad fue comparado con el legendario Mono Gatica.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .