Consecuencias negativas de perder peso sin contemplar el tejido muscular

Por Redacción

El licenciado Gastón Ferrer, quien se desempeña en la Dirección de Deporte Federado y Alto Rendimiento de la Subsecretaría de Deportes, explicó los motivos por los cuales la disminución del tejido muscular deteriora la imagen corporal y la salud, ya que regula positivamente el funcionamiento celular y metabólico del cuerpo.

“Un número significativamente importante de personas cuando inician un proceso de descenso de peso se centran en dietas y/o altos volúmenes de entrenamientos aeróbicos, lo que termina generando una reacción defensiva de nuestro organismo tal como lo identifican una enorme cantidad de estudios científicos publicados en journals (revistas)
de ciencias y libros como el recientemente publicado (2019) por Layne Norton (Ph. D) y Peter Baker “Fat Loss Forever” (“Perder Grasa para Siempre”). En el, con una gran cita de estudios científicos de respaldo, dan cuenta de los mecanismos de nuestro organismo por los cuales se lentifica el metabolismo e incrementa la capacidad de reservar la energía e incrementa la cantidad de células (hiperplasia) del tejido adiposo (graso)”, explicó el licenciado Gastón Ferrer (MP733) de la Subsecretaría de Deportes, quien se desempeña en la Dirección de Deporte Federado y Alto Rendimiento de esa repartición y además es investigador y docente de en la Universidad del Aconcagua de Mendoza y de la Universidad Católica de Cuyo de San Juan.

Según desarrolló Ferrer, todo esto desemboca en alarmantes tasas de rebote que en el mismo libro se detallan: el 80% de las personas recupera el peso en el primer año (McLean y cols., 2011), el 85% en el segundo y el 95% en el tercero (Ayyad y Andersen, 2000; Langeveld y de Vries, 2013). De estos casos entre 1/3 y 2/3 terminan alcanzando un peso superior al que tenían antes de comenzar el proceso de descenso de peso (Dullo y Cols., 2012). Incluso en un estudio que se midió el ritmo del metabolismo durante 6 años posterior a un plan de este tipo, se halló que cada uno de estos años el mismo siguió disminuyendo cada vez en mayor magnitud (Fothergill y Cols., 2016).

Durante estas estrategias la evidencia documentada da cuenta de que la pérdida de peso conseguida se explica no solo por un descenso del tejido graso, sino que también por una disminución del tejido muscular, lo que deteriora la imagen corporal y la salud.

El licenciado aclaró que “la masa muscular es el tejido que da la forma y el tono al cuerpo humano al tiempo que regula positivamente el funcionamiento celular y metabólico del mismo mejorando el gasto calórico diario y la metabolización de hidratos de carbono y grasas. También sabemos que este tejido se relaciona directamente con la Tasa Metabólica Basal (Segal, 1985) que son las calorías que diariamente las personas gastan mientras están en reposo -Sí, incluso durante todas las horas que duermen- y que representan ni más ni menos que entre el 60% y 70% de las calorías totales que se gastan en el día.

El común de las persona suele desconocer también que es justamente en nuestras fibras musculares donde se encuentran esas maravillosas organelas sub-celulares llamadas mitocondrias, nuestras principales productoras de energía (ATP) a partir de los macronutrientes (especialmente hidratos de carbono y grasas) y otras moléculas que ingresan a nuestro cuerpo con la alimentación. O sea, es justamente en nuestro tejido muscular donde “quemamos” los carbohidratos y las grasas. Cuanto más músculo tengamos más mitocondrias y por ende más gasto energético frente a cualquier actividad diaria que se realice paralelamente a una mayor producción energética general, producto de un incremento de la eficacia orgánica en el funcionamiento básico de los sistemas celulares y órganos vitales de nuestros organismo”.

El fundador y CEO de Morphology (Instagram: @morphology2020) continuó con su explicación y señaló que “actualmente el tejido muscular es reconocido como un potente regulador general endócrino de todo el cuerpo, actuando positivamante en el funcionamiento orgánico general (Saldar y Targonspolsky, 2018). La musculatura regula favorablemente la secreción de insulina, leptina, adiponectina, grelina, T3/T4, cortisol (considerada la hormona del estrés), glucagón, etc. También mejora la sensibilidad de la respuesta celular a dichas hormonas. En esta línea, también se conoce de la directa relación que existe entre el estímulo muscular efectivo y la regulación de neurotransmisores relacionados con el bienestar psíquico humano como lo son la serotonina, dopamina, oxitocina y las endorfinas” y agregó que “la musculatura por sí misma y el estímulo muscular con resistencias externas provocan también importantes modificaciones fisiológicas relacionadas con la mejora de la salud cardiovascular, disminuyendo la presión arterial, los triglicéridos y colesterol malo (LDL) en sangre e incrementando el bueno (HDL) entre muchos otros beneficios registrados relacionados con la mejora de la salud coronaria. Todas estas positivas adaptaciones, entre otras, disminuyen el riesgo de morbilidad (posibilidad de enfermar), de mortalidad e incrementan la esperanza y calidad de vida”.

El profesor Ferrer invitó a la reflexión sobre este tema y aclaró que “si un mayor porcentaje de la población conociera una pequeña parte del la información científica que hay en esta dirección sin dudas invertiría sus prioridades a la hora de planificar una estrategia para bajar de peso. Lo primero que se debe proteger, cuidar y estimular es sin dudas el tejido muscular, de esta manera se podrá construir un proceso real, saludable y
especialmente sostenible en el tiempo de descenso de peso con una verdadera mejora/cambio de la morfo-composición del cuerpo, o sea, de la forma y salud corporal.

Esta es sin dudas la manera más adecuada de que el peso perdido sea solamente de grasa (tejido adiposo subcutáneo y visceral) mientras la musculatura se mantenga e incluso se incremente, y que esto dé por resultado una real, significativa y positiva mejora de la imagen y salud del cuerpo de cada persona. Junto con estos resultados también se conseguirá incrementar el bienestar psíquico, la energía general y evitar los ciclos de
rebotes constantes que tanto aquejan a un porcentaje significativamente importante de la población”.

Frente a la consulta sobre si el músculo puede regular diferentes órganos y glándulas del cuerpo, Ferrer explicó: “Así es, lo hace a través de unas vesículas (bolsitas) llamadas exosomas que contienen péptidos, varios ácidos nucleicos (microARN [miRNA], ARN mensajero [arNm], ADN mitocondrial [MTDNA]) y distintos tipos de moléculas denominadas mioquinas/exercinas”.

De este modo, aseguró que cuando una persona desea disminuir su porcentaje de grasa debería preocuparse por su musculatura. “Este debe ser un pensamiento y eje rector en nuestra estrategia, la cual también debe contemplar una planificación de los aspectos alimenticios y relacionados con la ejercitación cardio-metabólica pero con un abordaje que contemple las principales recomendaciones con sustento científico a nivel
internacional, y no lo que suelen realizar muchas personas.

Lamentablemente la mayoría de las dietas tradicionales y de moda que someten al organismo a períodos de hambruna significativos y/o altos volúmenes de entrenamientos aeróbicos continuos, suelen conformar un combo desafortunado especialmente si se contempla dentro de los objetivos no solo el corto, sino que también el mediano y largo plazo”, enfatizó Ferrer.

Para proteger e incrementar la musculatura en estos procesos, el profesional de la Dirección de Deporte Federado y Alto Rendimiento, afirmó que se logra con un estímulo efectivo de pesas y aclaró: “No planteo las rutinas que llevan adelante un gran número de personas que por lo general resultan ser ineficientes, tediosas y cansadoras. Esa es una de las razones del alto índice de discontinuidad en los gimnasios y la razón por la cual
lamentablemente los mismos terminan siendo un lugar de concurrencia de un porcentaje escaso de la sociedad, especialmente personas con alta capacidad de esfuerzo y disciplina.

Esto es algo que en distintas charlas a las que me convocan expongo y que personalmente considero que podría modificarse drásticamente. Un concepto que menciona un número importante de especialistas en la actualidad es el de “adherence” (adherencia), que hace referencia a que cualquier plan y rutina no debería ser extensa y cansadora. Entonces la
idea es utilizar las principales estrategias, metodologías y recomendaciones que permitan tener buenos resultados con poco trabajo. Por ejemplo, los planes que yo diagramo contemplan una frecuencia semanal de no más de 3 días y cada sesión ronda en promedio entre 30’ y 45’, no hace falta más”.

Según lo que expresa Gastón Ferrer, con pocos minutos y algunos días a la semana de entrenamiento sería suficiente; a lo que agregó: “Algo adicional que me parece importante recalcar es que las personas en general deberían realmente empezar a pensar y contemplar los estragos que produce la pérdida generalizada de masa muscular producto del paso del tiempo cronológico (sarcopenia) que al día de hoy ya es considerada una enfermedad por los CDC de EE.UU y la Organización Mundial de la Salud.

Según un estudio de Oikawa y colaboradores del 2019 se calcula que sin ningún tipo de estímulo muscular esta disminución de este fundamental tejido a partir de los 50 años se acelera llegando a un ritmo de pérdida de un 1% por año, esto en verdad que debería preocupar a las personas. Este nocivo fenómeno por supuesto que comienza varios años antes y sin dudas es uno de los principales precursores del deterioro de la imagen corporal y la salud de las personas que viene acompañado con el paso del tiempo. Por otro lado también es un problema y barrera para la obtención de resultados relacionados con la estética corporal y salud perseguidos por muchas personas”.

Finalmente afirmó: “Cambiando el paradigma sobre el que nos posicionamos para entender y actuar sobre estos temas, esta problemática se puede combatir eficazmente.

Una recomendación adicional importante, que puedo dejar aquí plasmada, es que las personas en general deberían comenzar a asesorarse y planificar su acción en relación a los temas relacionados con verse y sentirse corporalmente bien con profesionales matriculados calificados en estos temas, de la misma manera que lo hacen con todos los temas que consideran verdaderamente importantes para sus vidas”.

Lic. Gastón Ferrer (MP 733)

  • Profesional de la Dirección de Deporte Federado y Alto Rendimiento de la Subsecretaría de Deportes del Ministerio de Salud, Desarrollo Social y Deportes de la Provincia de Mendoza.
  • Fundador y CEO de Morphology (Instagram: @morphology2020).
  • Profesor catedrático titular de la Universidad del Aconcagua de Mendoza y la Universidad Católica de Cuyo de San Juan.
  • Investigador con estudios publicados en revistas de Ciencias como Publice o la revista científica del Instituto Romero Brest, poseedor de una patente (TIVEDeC, N° de registro derechos de autor 835553) y diversas investigaciones presentadas y dirigidas (algunas en proceso actual) en la Universidad del Aconcagua con el apoyo y supervisión de dicha prestigiosa institución académica.
  • Coach y atleta.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .